Publicaciones etiquetadas como miedo

Publicado hace 1 año

Contar algunas cosas puede asustar. Por el riesgo que conlleva. Pero cuando lo logras…

(vía frightening and beautiful charging rhino photo)

Publicado hace 1 año

¿Por qué será que mucho de lo que es bonito de día dé miedo de noche?

(vía tree tunnel, california photo | one big photo)

Publicado hace 2 años
Efectivamente, hay que preguntarse a quién beneficia el brutal aumento del gasto en la lucha contra la droga si el principal indicador, el índice de drogadicción, no ha variado.
(vía Massive drug control spending has no effect on addiction rate - Boing Boing)

Efectivamente, hay que preguntarse a quién beneficia el brutal aumento del gasto en la lucha contra la droga si el principal indicador, el índice de drogadicción, no ha variado.

(vía Massive drug control spending has no effect on addiction rate - Boing Boing)

Publicado hace 2 años

Cuanto más pequeño eres, cuanta menor es tu perspectiva, más complicado que percibas si estás en tierra firme o en un iceberg. En el segundo caso, tus días están contados.

(vía Scenes From Antarctica - In Focus - The Atlantic)

Publicado hace 2 años

Todo el mundo tiene su minuto de gloria. Otra cosa es que lo entiendas y que, en vez de asustarte, lo disfrutes, jejeje…

(vía dog runs through a parade photo | one big photo)

Publicado hace 2 años
La necesidad de peligro forma parte de la naturaleza humana. De algunos…
(vía 24 hours in pictures | News | guardian.co.uk)

La necesidad de peligro forma parte de la naturaleza humana. De algunos…

(vía 24 hours in pictures | News | guardian.co.uk)

Publicado hace 2 años
Publicado hace 4 años

El interruptor del miedo · ELPAÍS.com

Los científicos han delimitado esta zona en ratones y también han identificado el tipo de neuronas que determinan la reacción a un estímulo que produce miedo. Su estudio indica que el proceso de decisión sobre si quedarse o no paralizado es una tarea cerebral más compleja de lo que se creía.

Trabajaron sobre ratones genéticamente modificados, de forma que sólo las neuronas investigadas contienen un receptor químico para un medicamento concreto. Cuando los científicos inyectan ese fármaco en un ratón actúa sobre el receptor y bloquea la actividad cerebral de esas células, lo que permite a los investigadores deducir su papel en el control del miedo.

Apagaron las neuronas de tipo I, en la amígdala cerebral, que ya se suponía que están relacionadas con el miedo. No sorprendió entonces ver que los ratones ya no quedaban paralizados, porque eso es lo que se supone que hace la amígdala. Pero sí sorprendió mucho cuando hicieron otras cosas, indicativas de que estaban calibrando el riesgo. Pasaban de una estrategia pasiva a otra más activa.

El cambio de comportamiento estaba acompañado de una gran actividad en otras partes del cerebro, concretamente la corteza. Al bloquear esta zona con otra droga, volvió el comportamiento de parálisis asociada al miedo. Este circuito era hasta ahora desconocido.

Publicado hace 4 años
Publicado hace 4 años
El rasgo negativo que hoy caracteriza a los occidentales es el miedo. Y, añadiríamos, miedo ante esas masas de inmigrantes a las cuales sus clases capitalistas han recurrido para alimentar la gran onda de crecimiento del fin de siglo y que ahora dejan de ser útiles y se convierten en competidores desleales por recursos escasos. El civilizado pierde entonces su condición de tal, no reconociendo la plena humanidad del otro. Su miedo a los supuestos bárbaros le convierte en bárbaro. Desconfiemos, expulsemos, condenemos. Valdría la pena reponer el filme de Fritz Lang sobre el vampiro de Dusseldorf. El miedo es mal consejero, pero peor es la instrumentalización política del miedo.